Inicio > Sociedad > Viejos Oficios  
INICIO
EL AYUNTAMIENTO
ATENCIÓN CIUDADANA
NUESTRO MUNICIPIO
DESCARGAS
Nuestro Municipio

Sociedad

Viejos Oficios


Bases para la formación de una bolsa de aspirantes a técnicos asesores en materia medioambiental

Pregón Francisco Javier López Cuartero

Horario del Arquitecto Técnico Municipal







En el municipio de Castilléjar han existido, y aún existen aunque de forma testimonial, oficios que actualmente pueden resultar anacrónicos pero que en su momento tuvieron una fuerte presencia, y una notoria razón de ser.

Labradores, Yeseros, Esparteros, o Picadores fueron antaño las principales ocupaciones a las que se dedicaban los habitantes del lugar, hoy solo recordadas por los más mayores.

El oficio de labrador ha sido quizás el que ha ocupado a la mayor parte de la población de Castilléjar, incluyendo a las mujeres en temporadas de más actividad.

Se realizaba con el concurso de animales de labor (mulas y bueyes), y con útiles agrícolas construidos artesanalmente. El trabajo comprendía las faenas de siembra, siega, trilla y aventado.

El oficio de yesero tuvo especial relevancia en Castilléjar debido a la abundante presencia de cristales de yeso en su subsuelo. Extraerlos, cocerlos, picarlos y transportarlos ha sido el quehacer cotidiano de numerosos vecinos y vecinas, y aún hoy es muy frecuente encontrar pequeños hornos familiares picados junto a las cuevas. El yeso obtenido era de consumo local, y se utilizaba en la construcción y reformas de las cuevas, y para el blanqueo de paredes y fachadas mediante una aplicación muy diluida de “yeso-cal”.

El oficio mas ligado a este original tipo de construcción, las casas-cuevas, era sin duda el de picador. Un duro oficio llevado a cabo por cuadrillas encabezadas por un maestro-picador, sobre quién recaía la responsabilidad de juzgar la solidez del terreno y de esculpir en él la disposición general de las futuras habitaciones.

Aunque actualmente se usan maquinarias para excavar, son aún muy reputados y demandados los maestros picadores, y para las labores de terminación, las cuadrillas de obreros que trabajan de forma artesanal.

En cuanto al oficio de espartero, designaba a las personas que se dedicaban a la recolección, transformación y comercialización de la planta más abundante en este peculiar entorno: el esparto (Stipa tenacíssima). Aunque su demanda por parte de la industria papelera haya desaparecido, se continúa utilizando en el sector de la construcción, por lo que existe en el polígono industrial una balsa dónde todavía la planta se “cuece” y almacena. El esparto ha sido la materia prima con que numerosos artesanos han fabricado desde tiempos inmemoriales agüeras, esparteñas, esteras, espuertas, etc., y que hoy siguen fabricando con fines decorativos.

 
   
      AYUNTAMIENTO DE CASTILLÉJAR - C/ Agua, 6 - 18818 CASTILLÉJAR - Telf. y Fax 958 737001-47 - e-mail: castillejar@dipgra.es